Tipos de oposiciones

tipos de oposiciones

Una de las principales dudas de las personas que se plantean preparar una oposición es conocer los tipos de oposiciones que existen en España. Al principio existen muchas dudas sobre qué son las oposiciones y qué significa ser funcionario. De ahí que antes de de exponer los tipos de oposiciones que podemos encontrar vamos a hacer una breve referencia a las oposiciones en general.

Las oposiciones son unas pruebas de acceso para poder acceder a un empleo público. Los trabajadores públicos son aquellos que pertenecen a algunas de las instituciones del Estado, ya se a nivel local, regional o estatal o bien de la Unión Europea.

La gran ventaja de ser funcionario es que el empleo que consigues tiene carácter permanente. Las posibilidades de despido se reducen a incumplir de forma muy grave con los deberes de tu puesto de trabajo.

Los sueldos públicos no suelen ser mayores que en la empresa privada, aunque se trata sin duda de una gran opción para poder disfrutar de una vida tranquila que te permita trabajar para vivir y no al contrario.

Dicho esto, pasamos a describir los tipos de oposiciones para intentar aclarar todas las dudas que nos surgen al principio. Como siempre , si tienes alguna consulta deja un comentario al final del artículo.

Tipos de oposiciones por nivel de estudios

Este quizá sea el primer criterio que debas plantearte. Dependiendo de tu nivel de estudios podrás optar por una u otra oposición. Obviamente las que requieren mayores conocimientos o responsabilidades solicitan una titulación mayor.

Cuando estés buscando tu oposición ideal tendrás que verificar la titulación que exigen y ver si cumples con los requisitos. Encontrarás asociado al nivel de estudios un código que determina dicho nivel. Esto es común a cualquier oposición que encuentres estos códigos:

  • A1: estar en posesión o en condiciones de obtener el título de Doctor, Licenciado, Ingeniero, Arquitecto o Grado.
  • A2: Título de Diplomado Universitario, Ingeniero Técnico o Arquitecto Técnico.
  • C1: Título de Técnico Superior, Título de Bachiller-LOE, de Bachiller-LOGSE, de Bachillerato Unificado Polivalente, de Bachiller Superior o tener aprobadas las pruebas de acceso a la Universidad para mayores de 25 años.
  • C2: Título de Graduado en Educación Secundaria Obligatoria, Graduado en Educación Secundaria, Graduado Escolar o Bachiller Elemental.

Asegúrate que tu nivel de estudios es igual o superior al exigido en la convocatoria. No sería la primera vez que un opositor termina perdiendo su plaza porque ¡no tenía el nivel exigido!

Además del nivel de estudios, te encontrarás algunas oposiciones donde no sólo sea necesario el nivel de estudios sino disponer de un título concreto. Esta característica es típica de puestos especializados, como arquitectos, ingenieros o similar.

Por ámbito geográfico

La administración pública está dividida administrativamente en distintos ámbitos territoriales. Cada una de ellas se encarga de la gestión pública de su “demarcación”. Estos ámbitos que nos podemos encontrar son:

  • Ámbito Europeo: a nivel europeo existen instituciones que pueden convocar oposiciones para cubrir puestos de trabajo. La comisión europea o el banco central europeo son un ejemplo. Puedes encontrar más información en este enlace
  • Ámbito Estatal: la administración general del estado (AGE) es la encargada de la gestión de las entidades públicas a nivel estatal. Todos los años existe una oferta de empleo público donde se ofrecen plazas de todos los niveles explicados anteriormente. Lo más normal es que dichas plazas sean en Madrid, ya que aúna la mayoría de entidades del estado. En cualquier caso, si bajamos el nivel a plazas de C1 o C2 si podemos encontrar plazas en el resto de provincias
  • Ámbito Autonómico: son las oposiciones que convocan las distintas comunidades autónomas. Algo parecido a lo que hace la AGE pero a nivel autonómico. A este nivel se convocan las oposiciones de Salud y Educación.
  • Ámbito Local: a nivel local podemos encontrarnos instituciones de lo más variopintas que ofertan plazas públicas. Lo normal son los ayuntamientos pero también pueden convocar universidades, diputaciones y todo tipo de pequeñas entidades públicas de cada localidad.

Por método de acceso

Cuando hablamos de método de acceso nos referimos a la forma en la que nos van a solicitar los requisitos para poder optar a la plaza. Los tipos de pruebas a superar los veremos en el siguiente punto. Aquí me gustaría diferenciar los más importantes métodos de acceso que puedes encontrarte:

Por tipo de valoración

  • Oposición: a la que también podemos llamar oposición pura. Con este método se valoran específicamente los conocimientos del opositor, sin tener en cuenta otros factores. Es decir, todos parten de las mismas condiciones a priori y depende de tu preparación el tener éxito
  • Concurso-Oposición: además de los conocimientos existe lo que se llama un “concurso de méritos” donde los aspirantes suman una serie de puntos que pueden conseguir gracias a diversos factores (experiencia previa laboral, formación, publicaciones, etc.) Estos puntos se suman a los de la fase de oposición, con lo que parte con ventaja aquella persona que acumule puntos en esta fase. Suelen estar pensadas para estabilizar el empleo de los trabajadores eventuales que ya curran en la administración.

Por condición del aspirante

  • Cupo general: se trata del acceso a todos los aspirantes que no tienen ningún tipo de discapacidad
  • Cupo discapacidad: acceso específico para aquellos opositores que tiene alguna discapacidad, ya sea física o intelectual. Es obligatorio un determinado porcentaje en cada convocatoria para este cupo de opositores

Por tipo de aspirante

  • Libre: es el acceso indicado para aquellas personas que aún no pertenecen a la administración con una plaza en propiedad (que haya obtenido por oposición anteriormente)
  • Promoción interna: específico para los opositores que ya son funcionarios. Se trata de lo que se llama la carrera vertical. Es una de las formas de ascenso en la administración pública.

Estos métodos de acceso son los más importantes y se pueden “mezclar entre si”. Así habrá oposiciones puras para cupo general y libres, concursos-oposición de cupo discapacidad y promoción interna, etc.

En algunas convocatorias es posible que encuentres otros métodos pero sin duda estos son los principales que podrás ver en la mayoría de ofertas de empleo.

Por tipos de prueba a superar

Cada oposición tiene sus tipos de prueba específicas que hay que superar. Existen pruebas de todo tipo y “casi siempre” van acordes al tipo de trabajo que hay que desempeñar y a los conocimientos que hemos de tener. Aquí van las pruebas más usuales que te puedes encontrar:

  • Exámenes tipo test: es la prueba más típica que podrás encontrarte. Yo diría que el 99% de las oposiciones tienen un examen tipo test. Estos exámenes son fáciles de corregir y son una buena manera de evaluar los conocimientos generales del opositor
  • Casos prácticos tipo test: igual que el anterior, pero más específicos, donde queremos ver los conocimientos de casos concretos, más adaptados a la vida real. Obliga al opositor a abstraerse a una “realidad” como trabajador de la administración y resolver el problema aplicando sus conocimientos.
  • Supuestos prácticos (con y sin defensa): estos ejercicios se conllevan un mayor dominio de los conocimientos exigidos. Debemos aplicarlos en proporcionar la solución a un problema que se nos plantea, pero de forma escrita y elaborado de nuestro puño y letra. Es probable que estos supuestos debamos defenderlos posteriormente ante un tribunal, que nos podrá preguntar lo que necesite para aclarar la solución dada. Hablamos de palabras mayores
  • Temas a desarrollar (con y sin defensa): parecido al anterior. Normalmente se extraen un par de bolas (o más) de una bolsa con números que equivalen a los números de los temas. El opositor decide que tema desarrollar y después, dependiendo del caso, lo lee ante el tribunal.
  • Pruebas psicotécnicas: sirven para evaluar si el aspirante está capacitado desde el punto de vista psicológico para desarrollar el trabajo al que aspira. Son las típicas pruebas de series de dominó, numéricas, de memoria, etc.
  • Pruebas físicas: algunos trabajos requieren estar en forma, como por ejemplo los de los cuerpos de seguridad del estado. Tendrás que superar una serie de pruebas específicas para optar a tu plaza de funcionario. Velocidad, fuerza, natación, etc. Cada convocatoria especificará las pruebas a realizar
  • Pruebas de idiomas: pueden exigirte un nivel determinado en algún idioma. Desde pruebas sencillas hasta demostrar un nivel equivalente al B2. Sin duda algo a tener muy en cuenta si no tienes conocimientos previos
  • Pruebas informáticas: en las pruebas para puestos administrativos básicos suelen pedir que te desenvuelvas en editores de texto y hojas de cálculo. Es algo muy común, al igual que las pruebas de mecanografía.
  • Pruebas ortográficas: a veces las exigencias llegan a niveles insospechados, como en las pruebas de ortografía. Tendrás que desempolvar tus apuntes de lengua 😉 La guardia civil tiene una prueba de este tipo
  • Pruebas médicas: al igual que las pruebas físicas, algunos trabajos requieren un estado de salud óptimo. Es muy importante que revises las bases de la convocatoria para ver que cumples o puedes cumplir los requisitos médicos que se exigen
  • Entrevistas: normalmente son de carácter psicológico y sirven para complementar las pruebas psicotécnicas

Como ves existen multitud de pruebas y seguro que me dejo alguna por el camino. Debes tener en cuenta que cuanto mayor nivel de estudio exijan, mas pruebas y más complejas serán. Igualmente, para trabajos más específicos y delicados también encontrarás varias pruebas y muy diversas. Deberás tener estos factores en cuenta antes de aventurarte a preparar la oposición.

Por trabajo a desempeñar

Cuando tienes que elegir una oposición uno de los puntos importantes es saber el trabajo que vas a desempeñar. Existen todo tipo de trabajos en la administración pública y seguro que encuentras encaje en alguno de ellos según tus prioridades y/o estudios. Te enumero a continuación los más usuales y que convocan un mayor número de plazas:

  • Administrativos y auxiliares: necesarios en cualquier administración y en cualquier ámbito. Trabajos de administración en general donde se exige máximo el nivel C1. Sueldos decentes con un trabajo normal de oficina
  • Fuerzas y cuerpos de seguridad del estado: nos referimos a policía nacional y guardia civil. Podríamos incluir también a las policías autonómicas y locales.
  • Justicia: varios niveles y funciones. Los más bajos de carácter administrativo y los superiores con un curro mucho más orientado a la justicia propiamente dicha, siendo la cúspide la carrera de jueces o fiscales.
  • Funcionarios de prisiones: trabajos desarrollados en centros penitenciarios. Desde vigilancia, pasando por oficinas y puestos intermedios. Un mundo por descubrir y uno de los grandes coladeros de funcionarios en los últimos años
  • Informáticos: también necesarios en todas las administraciones y cada vez mas. Desde programadores y técnicos en niveles inferiores hasta jefes de proyecto y de área en los niveles superiores. Si eres informático tienes una gran opción aquí.
  • Seguridad social y Hacienda: puestos variados para estas dos grandes instituciones de la administración general. Si te gustan los números, la fiscalidad o el derecho laboral esta es tu opción.
  • Salud: para puestos desde médicos hasta celadores, pasando por enfermeros, técnicos, etc. Cada comunidad convoca sus propias plazas
  • Educación: si tu vocación es ser profesor esta es tu opción ideal. También se convocan en cada comunidad. Infantil, primaria, secundaria, FP o idiomas son algunas de las opciones.
  • Otros: profesionales cualificados como arquitectos, ingenieros de caminos, investigadores u otros puestos donde es necesario disponer de unos conocimientos o estudios muy concretos. Se convocan menos plazas pero también se suele presentar menos gente.

Conclusiones

Como puedes comprobar existen multitud de variantes para saber los tipos de oposiciones que existen. Tendrás que valorar cuales son las más indicadas según tus características.

No me gustaría dejar pasar que es fundamental comprobar los requisitos específicos de cada oposición. En algunas ocasiones no basta con tener el nivel de estudios determinado y debes poseer otros títulos o conocimientos necesarios. Igual que esto puede pasarte con cualquier otra cosa, como la estatura mínima en las oposiciones de policía y guardia civil.

En definitiva ten todas estas cosas en cuenta antes de decidirte y medítalo bien antes de hincar los codos. Para cualquier duda escribe un comentario y trataré de responderte lo antes posible.

Valora este artículo para mejorar la calidad de la web ...

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Deja un comentario